Girasol a contraluz
Escribimos

Equilibrio en una madre

Cuando menciono la palabra “equilibrio”, me refiero al que debemos aspirar en la vida en los diferentes aspectos, como la familia (que implica la maternidad si la mujer así lo decidió), la pareja, el trabajo, los amigos, los proyectos, el estudio, etc.

Para ser feliz la clave es estar en equilibrio en todos los aspectos, estar presente en cada uno de ellos.

Mientras que en el caso de una mujer que no tiene hijos este equilibrio se puede alcanzar más fácilmente, al menos en mi experiencia, cuando nace un hijo las cosas cambian (sé que es una obviedad), ya que el vínculo con ese nuevo ser es tan fuerte que es difícil enfocar energía o amor al resto de los aspectos.

Dejar a un bebe de tres meses en un maternal para ir a trabajar fue de los momentos más difíciles que viví en los últimos años. Hay una fuerza instintiva que te une a ese pichón que realmente no es fácil de vencer. Creo que cada madre decide en ese momento cómo manejar esa situación, pero déjenme decirles que hacer lo que cada una siente en ese instante las guiará por el camino correcto. Conozco madres que ese desapego no les costó mucho y conozco aquellas que prefirieron dejar de trabajar para atender a sus hijos día completo. Hace poco conversé con una madre de un pequeño de un año que había dejado su trabajo para cuidarlo. Si bien no se arrepentía de haberlo hecho y estaba llena de amor por su pequeño, se dejaba entrever que extrañaba el otro aspecto de su vida que implicaba la independencia económica y el trabajo per se. Por supuesto, ninguna decisión que se tome es definitiva, y estando vivos podemos acompañar los cambios con diferentes acciones, pero creo que mantener alimentados todos los aspectos de la vida llevará a acercarnos a la felicidad.

El mensaje que quiero transmitir es que hay que intentar llegar a ese equilibrio entre todos los aspectos de la vida para alcanzar la felicidad en el día a día.

Autora: Andrea Cabrera